TENDENCIAS

El papel se alía con la economía digital en España


08/11 – El auge del comercio electrónico, los envases inteligentes y la sustitución de la madera por el cartón impulsan la industria.

Al contrario de lo que se pueda pensar, Internet y los soportes electrónicos no matarán a la industria del papel. Hay 500 tipos de papeles distintos para otras tantas aplicaciones: la llegada del comercio electrónico y la globalización alimentan el crecimiento del papel para empaquetar y del cartón corrugado para embalajes. Este último, además, está en tabiques, puertas y muebles de bajo costo sustituyendo a materiales más tradicionales. RestGreen fabrica en España ataúdes de cartón con el marchamo ecológico, objetos que productores chinos ya distribuyen por AliBaba.

La industria investiga embalajes inteligentes que avisen de la madurez de la fruta, la caducidad de los productos, o la hora de ingesta de los medicamentos. La papelera Aralar de España, por ejemplo, ha inventado el papel para hacer toallitas húmedas que se diluyen en unos minutos en el inodoro para evitar los millonarios gastos de los atascos provocados por las vendidas hasta ahora, de hasta 1.000 millones de euros anuales en la UE, según EurEau. “Hemos invertido 30 millones de euros en desarrollar un papel-tejido con chorros de agua a presión, y sin aditivos, así como la máquina específica y una nueva fábrica”, explica el vocero de Aralar. “Servimos pedidos a Estados Unidos y Alemania desde hace unos meses”.

La industria investiga embalajes inteligentes que avisen de la madurez de la fruta, la caducidad de los productos, o la hora de ingesta de los medicamentos

Los fabricantes de envases de cartón corrugado han superado la mera competencia en precio de la paquetería tradicional para hacer “embalajes transformables en expositores para los lineales de las tiendas.

El embalaje se ha convertido en una herramienta de marketing, la caja es un soporte publicitario. Desde hace un año, fabricamos papel estucado para hacer las cajas de artículos de gran consumo”, explica Carlos Larriba, director de la división de Packaging de Europac, uno de los gigantes papeleros. La empresa realiza todo el ciclo del embalaje (desde la materia prima al producto final) y ha doblado su facturación durante la crisis hasta los 1.085 millones de euros en 2015, gracias a la exportación.

El papel se alía con la economía digital

Pese a los avances, Carlos Reinoso, director general de Aspapel, la patronal del sector, destaca que “la mayor fortaleza española está en ser autosuficientes en la materia prima necesaria (madera y papel reciclado), y fabricar el abanico completo de papeles y de todas las especialidades de la industria transformadora”.

Sexta potencia

España es la sexta potencia papelera de la Unión Europea. Suecia y Finlandia la superan en volumen, pero estos dos países prácticamente carecen de industria en papel tisú y de papeles especiales. España, puntualiza Reinoso, “tiene una de las industrias europeas más completas y equilibradas”.

Con alrededor de 18 millones de hectáreas de bosque, es el tercer país con más superficie de la UE, tras Suecia y Finlandia. Un 2,3% de esa superficie está destinada a producir celulosa, de la que se sale un 20% del papel fabricado en España. El papel nuevo es el de mayor valor añadido (utilizado en las revistas, los libros impresos a color, y productos sanitarios y para el hogar), mientras que el recogido y recuperado alimenta el restante 80% de la producción.

Otra fortaleza española es ser el segundo país de la Unión Europea, junto con Francia, y tras Alemania, en la recuperación del papel usado. “España recogió 4,5 millones de toneladas de residuos de papel y cartón en 2015, casi ha llegado al límite de lo que puede recoger, y solo puede mejorar en la recuperación del papel de oficina (supondrá un 0,5% de toda la recogida)”, cuenta Cristina Afán, vicepresidenta de la Asociación Europea de Recicladores.

Máquinas como campos de fútbol

Unas 5.000 empresas forman la cadena de valor del papel, mueve unos 15.000 millones de euros. Las empresas papeleras son las mayores (una línea de producción de papel puede ocupar dos campos de fútbol, y tener más chips que un Boeing 747), hay una cincuentena de firmas con 10 fábricas de celulosa y 71 fábricas de papel en España, y una decena de fábricas en el exterior. Casi setenta fabricantes de cartón corrugado tienen 87 fábricas.

Las siete mayores papeleras facturan unos 6.400 millones de euros, y también están en la industria transformadora (cajas, sobres, cuadernos, etc) y en la de recuperación del papel. Saica (familiar) domina el mercado con 2.400 millones de euros en ventas.
La industria transformadora factura casi 4.800 millones de euros, y casi 4.400 millones son debidos a la fabricación de envases de cartón corrugado. Las plantaciones para papel ingresan 369 millones de euros, las papeleras Ence, Iberpapel y Europac tienen una parte, y el resto está atomizado entre miles de propietarios.

El sector ha invertido 2.800 millones de euros en diez años para adaptarse al futuro (papeles especiales y papel para cartón corrugado de embalaje), y convertirse en una industria verde (el 96% de la producción tiene un sistema de gestión ambiental certificado, y se valoriza el 81% de los residuos). Han cerrado 51 fábricas papeleras.

 

Fuente:

http://economia.elpais.com/economia/2016/11/03/actualidad/1478197513_337484.html

Por Susana Blázquez para El País

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *