Klabin ampliará su capacidad de Kraftliner con el proyecto Puma II


INDUSTRIA

En medio de una dura competencia global, la empresa brasilera apuestas por la diferenciación y el bajo costo

El productor de papel para corrugar y cartón corrugado más grande de Brasil, Klabin, está entrando en un nuevo ciclo de inversión y eligió el Kraftliner como el foco de un proyecto de USD 2,3 mil millones ($R 9,1 mil millones) que se ejecutará en los próximos cinco años. El proyecto Puma II, que puede más que duplicar la capacidad de la compañía en kraftliner, se produce en un momento en que los analistas se preocupan por el exceso de oferta en la industria del containerboard.

A mediados de Abril, la compañía informó a los inversionistas que su junta directiva aprobó el proyecto, lo que resultará en la construcción de dos nuevas máquinas de papel integradas (PM), con una capacidad combinada de 920,000 toneladas / año de kraftliner. La fecha de inicio es el segundo trimestre de 2021 para la primera máquina y 2023 para la segunda.

Klabin argumenta que su producto es diferenciado y más competitivo que otros en la industria del envase. Con la primera PM, que tendrá una capacidad de 450,000 toneladas / año, Klabin se centrará en el kraftliner de bajo peso base (80-200 g / m²), utilizado en los mercados de comercio electrónico y de contacto con alimentos. El nuevo producto será producido enteramente de pulpa de eucalipto.

Durante una conferencia telefónica con analistas e inversionistas, la compañía respondió a las preguntas sobre los riesgos de exceso de oferta diciendo que Klabin no está explorando la misma cuota de mercado que la mayoría de los competidores.

“La industria de los envases de cartón corrugado se enfrenta a dificultades circunstanciales en todo el mundo. El crecimiento reciente ha motivado a un número significativo de jugadores a invertir en capacidad, especialmente en el mercado de reciclado «, dijo el director comercial de Klabin, Flavio Deganutti. «Eso no es lo que Klabin está explorando. Estamos explorando el universo de fibra virgen, el segmento de bajo gramaje».

Klabin presentó a los inversionistas datos que muestran que se espera que la demanda global de kraftliner aumente en un 7% hasta alcanzar las 34.7 millones de toneladas en 2025. Mientras que la oferta crecerá 4.5% a 34.9 millones de toneladas en el mismo período, lo que reduce el volumen de exceso de capacidad de alrededor de un millón de toneladas/año a 200.000 toneladas en 2025.

La compañía también cree que los menores costos de producción respaldarán el éxito del proyecto. Según los ejecutivos de Klabin, Puma II tendrá el costo en efectivo más bajo en toda la industria del kraftliner, que será un 25% más bajo que el actual de la compañía.

Los nuevos equipos se ubicarán en la ciudad de Ortigueira, estado de Paraná, donde Klabin ya opera su planta Puma, con capacidad para producir 1,5 millones de toneladas anuales de madera blanda blanqueada y pasta de madera blanda. Hay sinergias en los costos que se agregarán después de que las nuevas máquinas (PM) estén operando, especialmente con la dilución de los costos fijos”, dijo el CEO de Klabin, Cristiano Teixeira.

Igualmente Klabin está dejando espacio para cambios en la producción de Puma II en el futuro. La segunda PM, que entrará en funcionamiento en 2023, producirá hasta 470,000 toneladas/año de kraftliner de peso base más alto (150-300 g/m²) de fibra de eucalipto y pinos, pero también se está diseñando como una máquina flexible que podría producir cartón corrugado. Klabin informó a los inversionistas que una eventual conversión de este PM a una para corrugado costaría sólo el 10% de los gastos de capital totales del proyecto.

“Pensamos en diferentes alternativas y posibilidades para el futuro. La segunda máquina de papel podría producir en el futuro otros productos, especialmente cartón corrugado. Fue diseñado para tener el ancho necesario para ello”, dijo el director de tecnología industrial de Klabin, Francisco Razzolini. «Lo estamos haciendo flexible en caso de que los datos del mercado en el futuro sugieran una creciente demanda de cajas».

El CEO de Klabin enfatizó que la decisión de poner en marcha dos máquinas de papel en un periodo de cinco años está relacionada con la idea de flexibilidad. «Poner toda esta capacidad en el mercado a la vez sería un problema, por lo que decidimos hacerlo en dos fases», dijo. «Esto nos da la oportunidad de comenzar con el segundo equipo en un momento en que el mercado del cajas de cartón corrugado podría ser mejor».

Estrategia comercial: Se han iniciado los esfuerzos de ventas hacia clientes potenciales del nuevo kraftliner de fibra de eucalipto 100%. Según Deganutti, los testeos previos de ya cubrieron una cantidad de clientes cuya demanda equivale al 80% de lo que será la producción en Puma II.

Deganutti también dijo que la compañía se enfoca en las exportaciones y ve una demanda potencial en Europa y América del Norte. Mencionó que la demanda de kraftliner de fibra virgen tiende a aumentar en China debido al impacto de las restricciones de importación de papel recuperado.

«Hay mercados interesantes para Klabin en el sur de Europa, una región en la que la compañía solía tener una participación de mercado más relevante en el pasado», dijo Deganutti. Añadió que también existe la oportunidad de aumentar las ventas en América del Norte con la oferta de kraftliner de peso base más bajo, no solo en los Estados Unidos, sino también en Canadá y México.

Liners blancos: La compañía también cree que puede desarrollar un nuevo mercado en América Latina para el White Top Liners (WTL). Con la primera máquina de Puma II, existe la posibilidad de producir este grado con lo que Klabin se convertirá en la única compañía en la región para ofrecer WTL de bajo gramaje. La compañía cree que existe una demanda latente en Brasil y otros países.

El CEO de Klabin agregó que este producto podría convertirse en un sustituto valido en el mercado de contacto con alimentos. “Surgirán nuevas posibilidades a medida que los clientes reciban este nuevo producto. Será una alternativa importante en el mercado brasileño y en otros países latinoamericanos”, agregó Teixeira. Mencionó a los productores de fruta como clientes potenciales, ya que todavía hay entrega de frutas sin envasar o en cajón de madera en algunas regiones de Brasil. «Nuestra WTL será extremadamente competitiva y de gran valor para el retorno de la inversión del proyecto», concluyó el CEO.

Bosques:  Klabin también cree que no habrá dificultades para suministrar las nuevas máquinas. “Queremos adquirir plantaciones para ajustar la disponibilidad de madera a la necesidad de estas nuevas máquinas. Ya adquirimos una cantidad significativa y estamos trabajando para obtener más”, dijo el director forestal de Klabin, José Artemio Totti. «Las áreas ya han sido mapeadas».

Oportunidades futuras.El director general de la compañía también mencionó que, con el proyecto anunciado, Klabin puede analizar las oportunidades de consolidación en la industria del embalaje. La compañía está abierta a oportunidades de consolidación de activos en Brasil y, en general, en América Latina.

“El enfoque previo del equipo de gestión fue aprobar el proyecto Puma II. De ahora en adelante, podemos centrarnos en entregar el proyecto y también podemos mirar con más interés las oportunidades de integración y consolidación en el mercado», concluyó Cristiano Teixeira.

Por: dsousa@fastmarkets.com

Fuente: FastmarketsRISI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *