COMEX

Nuevo régimen de importación para líneas de producción usadas


22/11 – El Gobierno formalizó un régimen de importación de líneas de producción usadas, en relación con aquellas cuyo componente principal sea la maquinaria usada importada y que formen parte de un proyecto de inversión para la producción industrial.

La medida fue dispuesta a través del decreto 1174 publicado en el Boletín Oficial, e indica que los bienes usados a importarse deberán formar parte exclusivamente de una línea de producción completa y autónoma a ser instalada por la empresa solicitante, dentro del predio en que funciona tal empresa, y ser imprescindibles para la realización del proceso productivo objeto de la petición.

Están alcanzados también aquellos bienes complementarios o accesorios a la línea cuando cumplan una función inherente a la misma, y si tal proceso productivo requiere de un bien industrial intermedio fabricado por un proveedor local directo de la empresa, podrán incluirse en el beneficio del régimen aquellos bienes adquiridos por la solicitante y entregados a la empresa proveedora.

Los mismos deberán ser para su uso exclusivo en la producción del respectivo bien intermedio del solicitante, y en este último caso deberá existir un contrato de comodato entre la empresa peticionante y el proveedor directo. Ante toda circunstancia, el solicitante conserva la exclusiva responsabilidad por la totalidad de las obligaciones contraídas por el presente régimen.

Simplificar la importación de bienes de capital

A su vez, el gobierno analiza agilizar la importación de bienes de capital como parte de las medidas que evalúa para terminar con las trabas burocráticas a la economía, e impulsar exportaciones con nuevas líneas de financiamiento a las pymes con 5 años de plazo, anunció el ministro de Producción, Francisco Cabrera.

En el seminario sobre “El rol de la Banca de Desarrollo en el Siglo XXI”, el funcionario destacó el papel que cumplirá en eso el estatal Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), organizador del encuentro, como “punta de lanza para la mejora de la productividad” y “articulador fundamental en los proyectos de infraestructura asentados en la asociación público privada”. “Fue un año duro para la Argentina, pero con un camino hacia la normalización de la economía que no ha tenido pausa y las perspectivas son muy buenas”, sostuvo Cabrera al inaugurar el encuentro.

El funcionario reveló en la oportunidad que en la reunión del gabinete económico en la Casa Rosada se analizaron las vías para “bajar la burocracia” en distintas áreas. Cabrera puso como ejemplo el caso de la importación de equipamiento de líneas de bienes de capital nuevas que no se fabrican en el país: “Son importantísimas para la competitividad de la economía, pero por un régimen especial la incorporación de esos equipos tardaba 9 años y la estamos bajando a 90 días”.

El ministro consideró luego que “el banco BICE no cumplía con su rol y se le hacía difícil insertarse en una economía desquiciada”. “Hay una expectativa altísima sobre el papel que tiene que cumplir el banco, porque el sistema financiero no se ha orientado al financiamiento productivo, y muchas de las 600 mil pymes existentes en el país no tienen acceso al financiamiento formal”, señaló Cabrera.

El BICE, añadió el ministro, debe además facilitar “la integración argentina al mundo, luego de años de aislamiento, a través del financiamiento a las exportaciones”. Pablo García, presidente del banco, anticipó a su vez que “estamos pensando en una nueva línea para financiar exportaciones a plazos de hasta cinco años”. Hasta ahora la institución otorga créditos de hasta un año de plazo por un monto máximo de 10 millones de dólares con tasas fijas de entre 3,5% y 4,5% hasta 210 días y de entre 4% y 5,5% para plazos superiores.

García señaló que en los últimos años los bancos de desarrollo se concentraron en “atender fallas de mercado, para complementar los sistemas financieros”. “En la Argentina -continuó- el crédito productivo está muy concentrado en el corto plazo y el diferencial que podemos tener es dar acceso a líneas de mayor plazo a través del fondeo con la banca multilateral y los mercados de capitales, para luego canalizarlo a través de entidades comerciales, actuando como banca de segundo piso”.

García remarcó la orientación del BICE hacia las pyme, con incentivos a la inclusión financiera para masificar y facilitar su acceso al mercado de capitales, incluyendo instrumentos de underwriting (de prefinanciación de títulos valores).

Fuente: Propia y Ámbito Financiero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *