OPINIÓN

Productos nobles


23/06-   Por Eugenio Torrejón Collado, presidente y Fundador de Papermarket.-  El papel con su derivado el cartón son productos nobles. Junto con presentar variadas aplicaciones, pueden usarse después de varios años sin perder sus propiedades físicas. También son nobles porque son renovables y ecológicos y pueden reciclarse varias veces. Aquí quiero hacer una aclaración: muchas veces se habla erróneamente de «papeleras» como en los casos de conflicto entre Uruguay y Argentina, cuando en realidad son plantas de producción de celulosa, lo que corresponde a un tema distinto, con otros procesos y regulaciones.

Las aplicaciones del papel y el cartón son múltiples. Basta ver la mesa de una cafetería. Puede tener individuales o manteles de papel, vasos de papel, manga de cartón para soportar el calor del contenido, un muffin horneado en papel, saquitos de azúcar o endulzante, servilletas y la boleta, sin contar la carta y el diario o revista que lo puede acompañar. Es decir, el papel y el cartón están presentes en cada instancia de la vida diaria, ya sea como cajas de cartón y corrugado para embalaje, envases, tubos de cartón, esquineros, palets, sacos, bolsas, cuadernos, revistas, libros, envoltorios, papeles para impresión y los tissue en sus variadas versiones como papel higiénico, servilletas, pañuelos y toallas, entre otros.

Los usos domésticos y aplicaciones industriales del papel y el cartón están siempre en crecimiento, normalmente a niveles del PIB país o superiores. Su condición de producto reciclable y biodegradable ofrece nuevas oportunidades, ya que permanentemente se desarrollan aplicaciones para reemplazar envoltorios, envases y embalajes que no tienen estas características. La innovación en el Packaging ha dado un impulso a la industria a la vez que plantea nuevos desafíos de sustentabilidad y diseño.

También el comercio electrónico ha abierto nuevas posibilidades, ya que variados productos deben llegar directamente al usuario final en perfecto estado, sea cual sea el destino, después de un largo viaje, requiriendo envases y embalajes que permitan estos trayectos. Este último tiempo el gran beneficiado ha sido el cartón corrugado y sus variantes, pues ha demostrado las mejores propiedades para este desafío.

Uno de los problemas que ha debido enfrentar la industria del papel en los últimos años es la caída de la demanda mundial por papel periódico a tasas entre el 6 y 10% con datos del año pasado, debido a la alta penetración de medios electrónicos, especialmente en la gente más joven. El mercado lo ha resuelto con la reconversión de muchos de ellos a aplicaciones con demanda creciente, como papeles tissue, papeles para impresión y para embalaje y corrugado, sectores en que la demanda se mantiene con aumentos anuales permanentes.

En el plano local, y como tarea, nos queda aumentar los niveles de reciclaje de papel y cartón, que si bien presenta muy buenos números a nivel de Latinoamérica, aún tenemos camino por recorrer para alcanzar los niveles de países de Europa, líderes en la materia. Otro desafío es adaptarnos a las nuevas tendencias, como ocurre en Europa, donde mientras más reciclado el papel, más valorado es, contrariamente a lo que sucede en Latinoamérica. Para esto se deben aunar fuerzas entre las empresas y los gobiernos de turno para fomentar la fabricación y uso de productos mayormente reciclados, lo cual requiere clientes informados y, por tanto, cambios de hábitos que toman tiempo en ser adquiridos.

Las empresas productivas usuarias de papel y cartón enfrentan cada día mayores requerimientos, lo que las obliga a adaptarse a procesos más eficientes y a clientes más exigentes. Estos procesos deben contar con el apoyo de proveedores que no solo soporten un suministro «just in time» a la demanda de estas materias primas, sino que sean especialistas y verdaderos socios en su gestión, que brinden una solución integral al suministro, conociendo en detalle la demanda y su respectivo proceso productivo, entregando el producto adecuado en el momento adecuado.

Con todo, se proyecta que el consumo de estos nobles productos, papel y cartón, aumente en el futuro, por estar presentes en muchos procesos y actividades que se realizan a diario. Mientras más se desarrollan los países crece exponencialmente la demanda por productos tissue, envases, cajas de cartón y productos de uso común relacionados con este mercado. Por tanto no podemos estar más optimistas con lo que depara el futuro para esta industria.

 

Fuente: http://www.edicionesespeciales.elmercurio.com/destacadas/detalle/index.asp?idnoticia=201505281916729&idcuerpo=1367

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *