ECONOMÍA

“Candidatos se comprometieron a arreglar pago de importación”


03/11 –   Por Liliana franco. – El presidente de la Cámara de Importadores de la República Argentina, Diego Pérez Santiesteban, señala que la industria nunca se quejó tanto como ahora por los problemas con las compras externas. La producción manufacturera se encuentra afectada por las dificultades que enfrenta para abastecerse en el exterior. Pero no se trata sólo de la industria. En medios empresarios se sostiene que son crecientes las dificultades para importar, como lo acaba de ratificar la reciente decisión oficial de reducir el cupo de dólares para los importadores. Hasta la semana pasada, los bancos debían informar al Banco Central cuando realizaban operaciones superiores a 150.000 dólares, monto que ahora bajó a 75.000 millones. Luego de informar la operación, algunos importadores no fueron habilitados a efectuarla en su totalidad, según trascendió en fuentes del mercado.

En este contexto, Pérez Santiesteban calcula que la deuda del gobierno con los importadores ronda los 9.000 millones de dólares. En un reportaje concedido a Ámbito Financiero, anticipó además que de los equipos económicos de los candidatos presidenciales prometieron arreglar el flujo futuro de divisas y renegociar este stock de deuda.

Periodista: ¿Tienen actualmente los importadores dificultades para obtener divisas?
Diego Pérez Santiesteban: Hay un grupo de 60 a 70 importadores a los que (Axel) Kicillof les pidió en abril del 2014 que difirieran sus pagos 90 días para contribuir con el país, porque el primer trimestre del año es cuando menos divisas ingresan. Cuando se cumplieron los 90 días se conoció el fallo del Juez Griessa. Kicillof volvió a convocar a los importadores y les informó que «no le vamos a poder pagar todo ahora, vamos a ir generando cronogramas de pago». En el tiempo esa deuda, que era de unos 2.000 a 3.000 millones de dólares, fue creciendo y a junio estimamos que se ubica 8.100 millones.

P.: ¿Cómo calculan esta cifra?
D.P.S: Esta cifra no es exacta, aunque surge de datos oficiales. Nosotros comparamos el informe de pagos del Banco Central y el informe de importaciones del INDEC. Hacemos el cálculo en base a estos dos datos. ¿Por qué decimos que no es exacta? Porque suponemos que todos los importadores pagan a 60 días y esto no es así. Algunos pagan por anticipado y otros lo hacen a 120 días, porque son pagos de filial a filial. Pero si no es 8.000 en junio, podrán ser entre 7.500 y 8.500 millones de dólares.

P.: ¿Últimamente el Banco Central estuvo más renuente a liberar divisas?
D.P.S: Nuestra impresión es que ahora esos 8.000 millones de dólares deben estar por los 9.000 millones.

P: ¿Cuáles son los sectores a los que el gobierno debe más divisas?
D.P.S: La deuda sigue estando concentrada entre unas 60 a 70 empresas que son grandes. El sector automotor tiene la mitad, Tierra del Fuego tiene el 25% y el otro 25% se divide entre las grandes empresas químicas, petroquímicas, siderúrgicas, algunas de consumo masivo… Son todas empresas grandes o medianas grandes y en su gran mayoría multinacionales o empresas con mucha espalda. Por esta razón, la restricción de dólares no se tornó caótica, porque si esta situación se hubiera dado con empresas más chicas, los proveedores ya no les entregarían más mercadería.

P.: ¿Estos 9.000 millones de dólares será la deuda con los importadores que recibirá el próximo gobierno?
D.P.S.: Seguro. Nosotros hemos charlado con todos los equipos económicos de los candidatos y ellos lo toman como un stock. Prometen arreglar el flujo y sentarse con los importadores a renegociar la deuda. ¿Será un bono?, es muy probable.

P: Hay otra deuda que es el giro de utilidades, ¿en cuánto la estima?
D.P.S.: Creo que supera los 9.000 millones de dólares; por supuesto, no es una información de los importadores, lo sabemos por las empresas. Pero, según comentan, esta deuda se ubicaría en torno de los 10.000 a 12.000 millones de dólares. En este caso, lo que ocurre es que las empresas prefirieron capitalizar parte de las utilidades, compraron bonos, pero lo que no se pudo girar estaría en ese nivel.

P: El gobierno sostiene que hubo sustitución de importaciones. ¿Es así?
D.P.S.: Hubo muy poca sustitución de importaciones. Por varias razones. Hay un falso concepto: pensar que la política de este gobierno fue una política de protección a la industria local. No fue así, porque la industria local también importa insumos, equipos, y también tuvo dificultades y las sigue teniendo. Nunca en todos estos años, y llevo 25 años al frente de la Cámara de Importadores, la Unión Industrial protestó tanto por los problemas con las importaciones como en estos últimos años. La política del gobierno en materia de importaciones fue la de tener más recursos para el gasto público. No fue una política para proteger a los sectores.

P.: Entonces ¿no hubo un desarrollo de nuevas industrias?
D.P.S.: No en forma extendida. Puntualmente, puede ser.

P: ¿Ustedes no han visto que su actividad disminuyera?
D.P.S.: Al contrario. Cuando se tiene una situación económica en la que el tipo de cambio no está alineado con la inflación, hay cepo cambiario, altos costos del Estado por mantenimiento de subsidios y demás, el inversor argentino o extranjero, no está dispuesto a traer dólares a la Argentina para que le paguen a 9 pesos el dólar, porque sabe que ése no es el precio real. Tampoco 15, pero sabe que 9 seguro que no es. Para sustituir importaciones uno debe invertir. El proceso de inversión en los 4 últimos años se desnaturalizó totalmente.

Fuente: ámbito.com

 

http://www.ambito.com/noticia.asp?id=814191

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *